‘SOMEWHERE’ O CÓMO HEMOS LLEGADO A SER SERES VACÍOS

Vivir en el Chateau Marmont Hotel. En Sunset Boulevard. Conducir un Ferrari. Promocionar películas alrededor del mundo. Viajes a Italia. Reconocimiento por tu aspecto físico. Disponer de todo cuando quieres y donde quieres. Sin más. Sin menos. Sin límites. Hasta que se convierte en el eterno retorno; en la creación de un mundo fantástico que se destruye por sí mismo para volver a crearse. Ésta es la vida de Johnny Marco (Stephen Dorff) situada en Los Angeles. Situada en algún lugar. En algún lugar del eterno retorno. ‘Somewhere’, de Sofia Coppola.

Un paroxismo fúnebre. En algún lugar donde nada y todo se completa. Unas imágenes que hacen navegar a la deriva al espectador: entre el éxito y el fracaso. El éxito otorgado por una vida ‘plena’. El fracaso de una vida ‘plena’. Paralela al mundo donde le ha tocado vivir a Johnny Marco (Stephen Dorff). Un vacío atrapado en el paroxismo más decadente. Un vacío, el suyo, bastante común que, inevitablemente, reproduce el eterno retorno.

Eterno retorno cuando su hija Cleo (Elle Fanning) aparece para pasar unos días con él, para cambiar su rutina; su vacío. Una vuelta a la realidad, a su realidad, a través de compartir con su hija. Hija de un matrimonio vacío, que no conecta con Johnny porqué Johnny no está aquí, presente. 

Un tono frío y distante sobre nuestra vida que, al tener más, también tiene todo menos sentido ya que el reflejo público invade la vida privada, haciendo de la plasticidad del star-system una invasión en lo personal. Haciendo que la identidad propia se vuelva, en cierto sentido, de los demás.

Somewhere’ es algún lugar donde nos situamos todxs. Es el absurdo de la vida donde hemos llegado. Hemos llegado a tener todo lo superfluo obviando lo básico; lo que un día nos hizo ser humanos. Es un viaje a lo vacuo. Viaje a unas imágenes —e imaginario— glamourosamente decadente de lo que queda del Hollywood de los años 1950. Es un recordatorio de que lo importante en la vida es cómo y con quién nos relacionamos. Esas relaciones que sí tienen sentido. Que nos dan, y damos, sentido. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s