‘QUEEN & SLIM’ O CÓMO EL ESTADO EMPLEA LA VIOLENCIA

Un pequeño gesto, una pequeña acción puede cambiarlo todo. Tu vida, como abogada, puede cambiar una noche que quedas con un chico para tomar una copa. Copa que se convierte en una pesadilla cuando, volviendo a casa, un policía os da el alto. Alto e inspección respaldada por unos prejuicios, fraguados a través de los años,  sobre los afroamericanos en Estados Unidos. Prejuicios que llevan a un racismo incrustado en el sistema, que lleva a situaciones de desconfianza, que llevan a la catástrofe, que llevan a Queen (Jodie Turner-Smith) y Slim (Daniel Kaluuya) a las carreteras de Estados Unidos. Los llevan a huir de una tierra que no es de nadie.

Tierra que ha acogido a una variedad de personas provenientes de todas las partes del mundo. Pero que finalmente británicos y colonos impusieron su sistema. Sistema que menospreció a unas personas para darles supremacía a otras. Supremacía incrustada en un sistema donde el racismo ha tomado formas sutiles de actuar. 

Actuaciones, las del sistema, que Queen (Jodie Turner-Smith) y Slim (Daniel Kaluuya) sufren en su huida a través del país, pues podemos ver cómo todas las personas en su camino les van ayudando aunque no se implican en desmantelar el racismo sistemático: hay esa doble actuación, esa doble moral: el dinero como un ‘entendimiento’ universal.

Universo, el que nos muestra esta bella y a la vez amarga road movie, próximo a la realidad e inspirado en hechos reales sucedidos en Estados Unidos, con unas imágenes que expresan tranquilidad, calma, soledad, paz, combinada con la tensión dramática de la trama que nos narra. 

Melina Matsoukas nos muestra el modo en el que el sistema se manifiesta en el monopolio del control de la violencia. Violencia que, integrada en dicho sistema racista,  se convierte en brutalidad policial. Se convierte en dualismos donde Queen (Jodie Turner-Smith) y Slim (Daniel Kaluuya) representan la antítesis del propio sistema, ya que se han apropiado de una violencia exclusiva, supuestamente, del Estado replanteando el status quo

Queen & Slim bien merece una visita; merece ver el uso de las diferentes violencias a diferentes escalas, merece desestimar un status quo que de nada nos sirve. Melina Matsoukas nos adentra en una espiral vertiginosa audiovisual con un final que, aunque previsible en cierto modo, nos llevará a una catarsis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s