‘LETTER FROM MASANJIA’ O CÓMO INFLUYEN LAS PALABRAS EN NUESTROS ENTORNOS

Unas letras, unas palabras, un texto, breve, conciso. Una carta pidiendo auxilio. Auxilio porqué Sun Yi se encuentra en el campo de trabajo de Masanjia situado en China. Campo donde las torturas, vejaciones y maltrato físico y psicológico es el día a día. Desde el gobierno chino lo llaman ‘reeducación’. ‘Reeducación’ que produce decoración de Halloween para los estadounidenses. Julie Keith reside en Oregon, celebra Halloween, como buena estadounidense y capitalista que es, y en una de sus decoraciones encontró una carta de auxilio: una lápida de poliestireno expandido que ocultaba una carta de auxilio. Una carta desde Masanjia. La revolución está en unas palabras.

Dos puntos concretos del planeta. Sun Yi, en China, profesa el Falun Gong una práctica de qigong, meditación y enseñanza moral que, al ser un número grande de practicantes, no le gusta nada al gobierno comunista chino. Gobierno que intenta barrer dichos practicantes por la amenaza que representan como idea, como concepto y como comunidad. Julie Keith, en Oregon, se dirige al supermercado, compra la decoración para celebrar Halloween, decora, con sus hijas, su casa para la ocasión y, en ello, encuentran una nota pidiendo auxilio, una carta explicando la penuria que hay detrás de la fabricación de ese producto, que hay detrás de la persona que lo fabricó.

Un mundo hiperconectado para facilitarnos las cosas. ‘Supuestamente’. Conectados económicamente y, economía, que obedece a dicha lógica. A transacciones transnacionales. Todo lo que se salga de ésta, desvanece o, por sistema, se encargan de que desvanezca. Un simple gesto puede cambiarlo todo.

Cambio que lleva, desde sus respectivas posiciones, a cuestiones esenciales en el mundo que habitamos. Desde Oregon; qué tipo de consumo llevamos a cabo, cuáles son las consecuencias de nuestras acciones, como ocupamos nuestro mundo y cómo se extiende nuestra economía particular en el entramado global, qué hacer con esa nota; esa horrible experiencia. Desde China; por qué actúan así, plantearse las creencias propias, las acciones del gobierno, cuestionar la voluntad de las personas que te rodean, soportar el estigma, aguantar la tortura física y psicológica, escribir tu situación actual para mejorarla.

Leon Lee, cineasta canadiense, nos relata dos puntos concretos en el tiempo y en el espacio: los de Julie Keith y Sun Yi. Más bien nos relata la conexión que hubo entre ellos; una casualidad que desembocó en una denuncia social capaz de transformar la realidad próxima. Relatos contados por las dos personas, ilustrados con duros y bellos dibujos anime del pasado. 

Una propuesta audiovisual y documental necesaria por la simpleza del punto de partida —un gesto; el peligroso envío de una carta— y por la complejidad que acaba teniendo —el maltrato sistemático por parte del gobierno para la producción de mercancías que se venden a nivel global—.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s