“TA PEAU SI LISSE” O CÓMO NOS APODERAMOS DE LOS CUERPOS AJENOS.

Nuestra piel es simplemente un límite físico; una imagen de nosotrxs. El uso y la apreciación que hacemos de ésa imagen no pertenece a nosotrxs, pues se configura a través de nuestros entornos. Sólo nos queda preguntarnos si lo que vemos es lo que es.