‘CORPUS CHRISTI’ O CÓMO NOS CONTIENE EL MANA DE MARCEL MAUSS

Enviado a un pequeño pueblo a trabajar de caprintero. 20 años de edad, vive en un centro de detención juvenil. Con unos antecedentes religiosamente inaceptables, quiere ser sacerdote. Daniel (Bartosz Bielenia)  al llegar al pueblo se hace pasar por cura. Farsa que le permitirá, dentro de dicha coincidencia, hacerse cargo de la parroquia. Parroquia marcada por unos feligreses  estructurados alrededor de un secreto que los separa y que la religión los une; los contiene. Una continencia que se vera rota por las actuaciones de Daniel (Bartosz Bielenia) como un ritual de paso en la eucaristía; un Corpus Christi.

Un rito de paso es un proceso transformador que pretende alterar el estado, la conciencia y la percepción de un individuo para devolverle a otro estado, otra conciencia y otra percepción distinta. Un proceso que se da a distintos niveles de nuestra vida con más o menos importancia y que transforman nuestras constantes haciéndolas más maleables de lo que nos pensamos.  

Procesos transformadores, los rituales de paso, regados por la efectividad individual y colectiva, por el prestigio, por el poder, por aquellas fuerzas presupuestas a una naturaleza sobrenatural insertada en las personas. Es lo que los aborígenes llamaban Mana.

Rito de paso, para los feligreses de la parroquia del pequeño pueblo, marcado por un accidente automovilístico donde un vecino ebrio se accidentó con otro vehículo, ocupado por 6 jóvenes,  matando y matándose. Unas vidas, las que se quedaron en el pequeño pueblo, destrozadas por la culpabilidad, la ira, el pecado, el odio, la corrupción,  y contenidas por la religión. 

Rito de paso, para Daniel (Bartosz Bielenia), el deslumbrar la culpabilidad, la ira, el pecado, el odio y la corrupción: enfrontarlos. Hacer que el pueblo afronte dichas continencias que llevan acumulando en bien de la comunidad. Una comunidad que no existe en cuanto se sitúa segregada. Comunidad que hará que Daniel (Bartosz Bielenia) lleve su ira, su pasado y sus actuaciones a un bien común inexistente.

Jan Komasa nos presenta nuestro propio ritual de paso. Una obra audiovisual donde la mentira, la apariencia, lo que se es, lo que no podemos ser, la influencia de nuestro pasado en nuestro presente, el rencor, el odio, la ira descontrolada, y las relaciones sociales están bañadas por el Mana. 

‘Corpus Christi’ es una pieza audiovisual fotográficamente muy bien ilustrada que, ya sea en grandes rituales o en pequeños, nos transformará hasta el último minuto de metraje. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s