‘THE DEAD DON’T DIE’ O CÓMO SALVARTE DEL APOCALIPSIS

Jim Jarmusch nos presenta, como sociedad occidental, como muertos en nuestras vidas. Somos no-muertos, pero con mucho humor. En definitiva, ‘The Dead don’t Die’ es un espejo. Espejo en el que hay que mirarse —casi como una obligación— para verse, y vernos, en qué nos hemos convertido. Un espejo que nos muestra que realmente estamos, siempre, detrás de unas cámaras. Cámaras que reflejan nuestros hábitos, nuestras costumbres como animales que somos.