‘JACKIE BROWN’ Y LA SUPERMUJER DE FRIEDRICH NIETZSCHE

De Cabo San Lucas a Los Ángeles. Varias veces al día. Atendiendo a estadounidenses que van de vacaciones baratas, en resorts, con todo incluído (incluído los cocktails) y a tumbarse en una hamaca, en las playas mexicanas. Aerolíneas de bajo coste y sueldos, también, igual de bajos. Esa es la vida de ‘Jackie Brown’ (Pam Grier), azafata de 44 años de una aerolínea low cost, que da nombre al título del film de Quentin Tarantino.

Así habló Zaratustra: para romper la norma, hay que conocerla para, así, salirse de ella; quebrantarla; reformularla. La idea de superhombre, desfasada, ha pasado a ser supermujer. Mujer capaz de generar su propio sistema de valores identificando como bueno todo lo que procede de su ser genuino; de su genuina voluntad.

Dicha ‘supermujer’ rechaza la conducta gregaria; se mueve por su moral y no por la del rebaño. Crea valores, deconstruyendo los adquiridos. Vive en la finitud, sabiendo que todo tiene un fin y que, dicho fin, tiene que ser genuino. Geunino con su voluntad. Es contraria al igualitarismo pues la diferencia, no necesariamente negativa, existe. También dicha ‘supermujer’ ama la intensidad de la vida, pues la finitud le empuja a ello, sabiendo que no es un ‘carpe diem’ y apuntando que no es el punto medio de Aristóteles: es una (super) mujer; una persona.

‘Jackie Brown’ (Pam Grier) es una superviviente. Ya lo dice Bobby Womack: “Doing whatever I had to do to survive. I’m not saying what I did was alright”, Miss Brown en su ida y vuelta a México, aprovecha para traer dinero de contrabando de Ordell Robin (Sammuel L. Jackson), un traficante de armas.

En una venida de Cabo San Lucas, Jackie (Pam Grier) es pillada por agentes federales con dinero de contrabando de Ordell y una sorpresita para Melanie (Bridget fonda). Por la sorpresita de Melanie, Jackie tiene muchas papeletas para ir a la cárcel pero Ordell paga su fianza. La paga para poder liquidar cuentas con ella. Pero, al final, es ella que liquida cuentas con él.

Reformulando su vida, recreando sus valores, reafirmándose como individuo, ‘Jackie Brown’ (Pam Grier) ofrece ser lo bueno y lo malo; lo legal y lo ilegal, ofrece ser el sistema y lo que lo rompe. Es todo eso y más, en una. Es quien va a traer el dinero para Ordell y quien va a ayudar a la policía federal a atraparlo. Es, también, quien va a robarle a Ordell los 500.000$ y a mentirle a los federales.

‘Jackie Brown’ es, en definitiva, quien rompe la norma y la reformula, es quien se mueve por su moral, es quien crea valores y define su “bien” y su “mal”, es quien vive en finitud porque sabe que todo tiene su fin, es quien marca la diferencia, es ella. Superheroina contemporánea; la supermujer de la que hablaba Friedrich Nietzsche.

Sólo espero que, después de todo, a Jackie (Pam Grier) le haya ido bien por Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s