‘LAS NIÑAS’ O CÓMO LAS PRECEPCIONES DE DAVID HUME NOS DEFINEN

Atrapadxs en el tiempo. Una situación que viene definida por el estado anterior, el que vendrá y nuestra reacción en el presente. Celia (Andrea Fandos) ve su situación alterada en el colegio de monjas de Zaragoza al que asiste cuando llega Brisa (Zoe Arnao), una chica de Barcelona que se ha mudado a Zaragoza a vivir con sus abuelxs. El encuentro entre ellas hará que aflore mutuamente la adolescencia: un estado en el que lo anterior, lo que vendrá y las elecciones y reacciones del presente son definitorias. ‘Las niñas’: ese estado transitorio.

Estado transitorio que lleva a Celia (Andrea Fandos) a cuestionarse la existencia de Dios y la existencia de su padre. La lleva a cuestionar la autoridad de su madre y el juzgamiento social de sus iguales. La lleva a buscar su pasado para afrontar un futuro marcado por la existencia del presente. Un presente que le hace ver la gama de matices de grises de la vida y, en ese camino que es la adolescencia, el cómo darle color a esa gama de grises. 

Gama de grises, precepciones, representaciones mentales que vienen concebidas por la experiencia sensible. Experiencia que no muestra nuestra apreciación absoluta del entorno y el conocimiento que nos envuelve, más bien nuestra visión parcial de un mundo que, en tiempos vividos iguales y diferentes a la vez, forman un prisma de conocimiento. 

Conocimientos que llevan a la madre de Celia (Natalia de Molina) a mostrar sus precepciones sobre su pasado a su hija (Andrea Fandos) para avanzar en el presente hacia un futuro donde sus experiencias les muestren una zona de conocimiento compartido. 

Pilar Palomero nos lleva a los años 90 del siglo pasado en una historia sobre la adquisición de experiencias definitorias e identitarias, en el tiempo, en una época donde progreso y status quo avanzaban a la misma velocidad. Una historia que sitúa a la persona en un tiempo encasillado. Un ritual de paso, de niña a mujer, marcado por la rotura de las reglas sociales y la anteposicion de la experiencia como verdad para el conocimiento. 

‘Las niñas’ es la experiencia sensorial que demuestra que somos las consecuencias directas de nuestras generaciones pasadas enfrentadas a nuestro presente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s