‘NIEVA EN BENIDORM’ O CÓMO AQUELLO IMPOSIBLE ES LO QUE DESEAMOS QUE NOS PASE

Levantarse. Comer tres galletas con un té con leche. Enfundarse la camisa, la corbata, la americana. Entrar en el banco donde trabajas para negarle dinero a la gente que verdaderamente lo necesita y dárselo a la gente que le sobra. Al día siguiente, lo mismo. Y al otro, lo mismo. Hasta que al llegar a tu despacho encuentras una carta encima de tu escritorio: te han prejubilado. Te han prejubilado sin contar contigo, sin hacerte fiesta de despedida. Esta es la vida de Peter Riordan (Timothy Spall). Vida monótona y obsesionada con el tiempo, tanto físico como meteorológico, que decide ir a visitar a su hermano a Benidorm. Hermano que, al llegar Peter (Timothy Spall) a dicha ciudad, descubre que ha desaparecido, descubrimiento que le hará revisitar su vida sabiendo, ahora, que cualquier cosa sería posible, incluso que ‘nieve en Benidorm’.

Posibilidades que ve mermadas como la poca confianza que le despiertan las personas y el tiempo. La lluvia puede fastidiarte un día en unos minutos, un tiempo precioso que Peter Riordan (Timothy Spall) ve abocado al vacío que le despierta Benidorm cuando ve que su hermano no lo pasa a buscar por el aeropuerto, que al llegar a su apartamento, no lo encuentra, y que al conversar con el entorno de éste descubre la desconfianza hacía las personas, pues no sabía quién era su hermano Daniel ni qué hacía en Benidorm. 

Vacío que intenta explicarle Alex (Sarita Choudhury) sobre las intenciones, las voluntades, los negocios y las vidas de su hermano a Peter (Timothy Spall). Lo que parece el fin suele ser, sino, un principio sólo si tú lo miras así. Un principio marcado por la decadencia de una ciudad donde lo oculto toma protagonismo sólo para los ojos que son realmente capaces de ver. Una ciudad donde el tiempo corre a distintos ritmos y en distintas formas para cada ser y que a veces, sólo a veces, suele coincidir con otro ser. 

Isabel Coixet nos traslada a un Benidorm donde lo extraño es lo rutinario, donde la superficie sólo marca un ritmo temporal y lo oculto, lo decadente, define la forma de aquello que pasa y que sólo algunxs son capaces de ver.

‘Nieva en Benidorm’ es aquello que vemos como imposible y que, en el fondo, nos gustaría que pasara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s