‘ARBORETUM’ O CÓMO SE NOS MUESTRAN NUESTROS LADOS OSCUROS

Crecer en un pueblo donde no pasa nada. Una parcela de la realidad donde, los que la habitan, son una prueba del dominio del ser humano sobre el ser humano. Todo en nombre de una ideología contrapuesta, por bidimensión, a otra. Erik (Oskar Bökelmann) y Sebastian (Niklas Doddo) son habitantes de dicha parcela. Una parcela donde la violencia de ambas ideologías se cierne sobre ellos. Una especie de experimento, como es la sociedad, donde lo importante es cuánto es capaz de aguantar el individuo y, con dicho aguante, cuánto se ve obligado a devolver. ‘Arboretum’ es dicha parcela, dicho experimento

Parcela, la que habitan Erik (Oskar Bökelmann) y Sebastian (Niklas Doddo), situada en la frontera este de Alemania, en un pueblo donde, aparentemente, no pasa nada. Y lo que pasa es una vejación tras otra hacia ellos: en el instituto, en el bar, en casa. Vejaciones que van acumulando unos sentimientos en ellos cada vez más amargos. Hasta que Elli (Anna Jung) compañera de clase les invita a una fiesta punk. Fiesta que les añadirá mas amargura cuando un grupo de neonazis interrumpa en ella para ejercer violencia sobre ellos. 

La ley de Talión dominará a Erik (Oskar Bökelmann) y Sebastian (Niklas Doddo) dentro de la parcela de la realidad que les ha tocado vivir en su pueblo fronterizo en Alemania. Ley que los llevará a asimilarse a aquellos que los condujeron a la situación en la que se sitúan. Ley que les remidirá de las vejaciones sufridas y que les infligirá de nuevas condenándolos a unos nuevos sentimientos. Sentimientos que nadie les ha enseñado a gestionarlos. Sentimientos que se convertirán en esa voz exterior personificada que nos influye. 

Julian Richberg nos adentra en su primer largometraje donde la escala de la violencia produce más violencia. Un film que juega con los lados oscuros que nos invaden a todxs y el cómo dichos lados son el resultado de los golpes, físicos y abstractos, que vamos recibiendo.

‘Arboretum’ es una muestra de cómo nadie nos enseña, como personas, a gestionar nuestros sentimientos y el resultado de la falta de conocimiento de identificación de nuestros sentimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s