‘’HOTEL COPPELIA’ O CÓMO PERDER LA DIGNIDAD PARA RECUPERARLA CON MÁS FUERZA

Dignidad. Aquello que hace valorarnos y que nos valoren como personas. Desde la pobreza, desde República Dominicana, desde el ‘Hotel Coppelia’, la vida de Judith (Lumi Lizardo), Gloria (Nashla Bogaert) y Betty (Jazz Vilá) cambia cuando pasan de cantar, servir bebidas alcohólicas y dar placeres sexuales a cambio de dinero, a servir a la revolución. Y, de servir a la revolución, a los estadounidenses. Servidumbre que realizaban las mismas tareas: cantar, servir bebidas alcohólicas y dar placer sexual a cambio de dinero. La única diferencia, aquello digno. Pero lo digno se pierde cuando prima la supervivencia. Una supervivencia que, desde el burdel, desde el Hotel Coppelia y la guerra civil dominicana, les hará recuperar, con más fuerza su dignidad. 

Dignidad es la cualidad de aquella o aquel que se hace valer como persona. Una valía que, a veces, pasa por justamente perderla para poder seguir adelante, para sobrevivir. Una supervivencia que, compartida, llevan a realizar un aborto a una compañera prostituta embarazada, a ser una tirana con tus damas de compañía como Judith (Lumi Lizardo), a esconder tu tendencia sexual y acostarte con hombres como Gloria (Nashla Bogaert), o a venderte al enemigo estadounidense porque te promete una operación de cambio de sexo en su país, como Betty (Jazz Vilá).

La linea entre los propósitos egoístas y los altruistas es muy fina. Es una linea que sólo se une en aquello compartido, aunque aquello compartido no sea del agrado y del interés de las partes. La lucha por la supervivencia pasa por el apoyo mutuo. Un apoyo que se verá tejido más allá del espacio corporal, del burdel, de la ciudad de Santo Domingo y de la invasión estadounidense.

Unos espacios de las mujeres, los corporales y los mentales, fragmentados que, compartidos, forman aquella historia ocultada. Aquellas historias que nos ponen en perspectiva y nos llenan de dignidad. José María Cabral realiza una película donde lo que se sitúa detrás del escenario, de aquello que nos han contado, es lo que realmente movió los hilos. 

Entren al ‘Hotel Coppelia’. Allí encontraran una historia digna de ser escuchada, digna de ser vista. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s