“RUSSIAN ARK” O CÓMO REVIVIR LA HISTORIA A TRAVÉS DE LO METAFÍLMICO

El cine es un arte fantasmagórico —lease metafílmico— que recrea el pasado, el presente y el futuro. Es un sueño colectivo donde se ponen en común, desde la subjetividad de la directora o el director, un inconsciente compartido; una memoria compartida.

Dicha memoria compartida es lo que Maurice Halbwachs lo conceptualizaría como memoria colectiva. Es todo aquel imaginario social que une y separa a una sociedad pero que, en el fondo,  crea y, a la vez, recrea los espacios en los que convivimos.

“Russian Ark” es un encuentro en el pasado de dos memorias: la francesa y la rusa en el contexto de una Europa presente y decadente para con su pasado. El encuentro del Marqués de Coustine, un diplomático de origen francés del siglo XVIII, con una voz en off rusa en el museo Hermitage de San Petersburgo muestran el encuentro del pasado y del presente.

En una memoria colectiva dibujada en el trasfondo del museo Hermitage, colisionan dos realidades. La realidad rusa y la realidad europea. La primera reconstruida en el lujo y la ostentosidad de los imperios zaristas. La segunda en la  magnificencia y el renacer del imperio napoleónico. Pero hay algo que las une: el no ser participe ninguno de los personajes del espacio social de la memoria colectiva que están viviendo en el presente fílmico.

Visitar la historia ajena conlleva una desubicación temporal y espacial importante debido a los puntos en común que se encuentran —como la admiración por el arte que vemos en el film— pero sobretodo por el no entendimiento o, en el fondo, la empatía pésima hacia las historias del otro.

La escena final es donde se muestra la situación del presente en Europa. El museo del Hermitage es un edificio donde se ha conservado de un modo majestuoso y divino aquella parte de la historia rusa y su relación con Europa. Cuando salimos por la ventana, vemos un mar ante nuestros ojos, como si hubiéramos vivido el encuentro temporal dentro de una arca, lo cual simboliza el aislamiento de Russia con Europa, al igual que los desencuentros de Europa para con Russia.

En el fondo, como dice la voz en off, “estamos destinados a navegar para siempre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s